El limpiador Squalane Cleanser de The Ordinary es un producto que definitivamente cumple con las tres famosas Bs: es bueno, es bonito y es barato.

Se trata de un limpiador que está pensado para usarse como primera limpieza de la noche, es decir, para eliminar los restos de maquillaje, protector solar e impurezas de la piel, y posteriormente utilizar un segundo limpiador.

Si os interesa saber más sobre el ritual de la doble limpieza podéis leer el post que publiqué hace tiempo aquí.

 

Listado de Ingredientes

Squalane, Aqua (Water), Coco-Caprylate/Caprate, Glycerin, Sucrose Stearate, Ethyl Macadamiate, Caprylic/Capric Triglyceride, Sucrose Laurate, Hydrogenated Starch Hydrolysate, Sucrose Dilaurate, Sucrose Trilaurate, Polyacrylate Crosspolymer-6, Isoceteth-20, Sodium Polyacrylate, Tocopherol, Hydroxymethoxyphenyl Decanone, Trisodium Ethylenediamine Disuccinate, Malic Acid, Ethylhexylglycerin, Chlorphenesin.

 

Vemos que junto al squalane, que es el ingrediente principal que da nombre al limpiador, hay otros ingredientes (ésteres lipofílicos) que son muy eficientes a la hora de eliminar las impurezas la de piel a la vez que la dejan hidratada y confortable.

 

Modo de uso

Squalane Cleanser de The OrdinaryLa marca recomienda echar una pequeña cantidad en la palma y luego juntar ambas manos y frotar el producto durante unos 20-30 segundos, lo que hace que los ésteres de la fórmula emulsionen, para el producto cambie de textura y pase de la consistencia de un bálsamo a una consistencia similar a la de un aceite. Después se masajea bien el producto sobre la piel seca para deshacer el maquillaje e impurezas de la piel, y se enjuaga con agua tibia para retirarlo.

Al no contener jabón, esta fórmula es lo suficientemente suave para poder usarse a diario sin resecar la piel y es adecuada para todo tipo de pieles, incluso la más sensibles.

 

Mi Experiencia

Squalane Cleanser de The OrdinarySqualane Cleanser es un limpiador que elimina muy bien los restos de maquillaje y protector solar. Tiene un pH entre 5.50-6.50, que es el rango más idóneo para la piel. Además, contiene ingredientes que dejan la piel hidratada.

Aunque la marca indica que la forma de uso es aplicándolo antes en la palma de la mano, confieso que por rapidez yo suelo aplicarlo directamente en la cara seca, y lo masajeo para que emulsione directamente sobre la piel. Además, para retirarlo prefiero ayudarme de la muselina o una toallita suave.

En las fotos podéis ver la textura tipo bálsamo que tiene nada más salir del bote, y la textura tipo aceite en la que se convierte al masajear el producto.

Se puede aplicar perfectamente en la zona de los ojos ya que no irrita ni pica. Personalmente, para desmaquillar los ojos prefiero usar primero o agua micelar o un desmaquillador bifásico para ablandar la máscara de pestañas y después aplico este producto para retirar totalmente el maquillaje. Me parece que así se eliminan mejor los restos sin frotar la zona alrededor de los ojos, que es muy sensible.

No es tan sensorial como otros limpiadores que he utilizado (por ejemplo mi adorado bálsamo de moringa de Emma Hardie) pero es evidente que realiza bien su función y es agradable de usar. Y además mucho más barato!

 

El limpiador Squalane Cleanser de The Ordinary está disponible es dos tamaños, el bote de 50ml, que es el que tengo yo, que tiene un precio de 7,20 euros, y el bote de 150ml que tiene un precio de 18,20 euros.

 

¿Habéis probado el limpiador Squalane Cleanser de The Ordinary?