El mundo beauty lleva unas semanas revolucionado con la noticia de que la Unión Europea va a prohibir los cosméticos con retinol en concentraciones superiores al 0,3%, pero, ¿qué hay de cierto en esto? Os cuento en este post la información de la forma más clara posible para intentar aclarar lo que está pasando.

¿Qué es el Retinol?

El retinol es un derivado del ácido retinoico, una forma de vitamina A, que se ha convertido en un ingrediente imprescindible para el cuidado de la piel por sus múltiples beneficios, entre los que destacan: la retexturización al afinar superficie del estrato córneo, la mejora de la función de barrera, la estimulación del colágeno y la reducción de la pigmentación. Esto le convierten en un aliado eficaz en la lucha contra las arrugas, el acné, el fotoenvejecimiento y otros problemas cutáneos.

Sin embargo, su uso requiere precaución debido a los posibles efectos secundarios iniciales, como la dermatitis por retinoides (enrojecimiento, descamación, irritación,…), especialmente al inicio de su uso. Por eso, se recomienda comenzar con concentraciones más bajas y aumentar gradualmente la frecuencia de aplicación para permitir que la piel se adapte.

Si os interesa, podéis leer la Guía de Retinoides en el siguiente post.

¿Prohibición o Regulación?

La Unión Europea propone una regulación que establece una concentración máxima del 0,3% de retinol para productos faciales y del 0,05% para los corporales. Esta medida tiene como objetivo reevaluar la exposición al retinol dada la creciente oferta de cosméticos con este ingrediente en el mercado. Esta nueva regulación, que aún está en borrador y que será sometida a votación a finales de año, establece que una vez aprobada las marcas tendrán un plazo de 18 meses para dejar de producir productos con más del 0,3% de retinol y 36 meses para agotar su stock.

Las restricciones no aplican solo al retinol, también a las siguientes formas de vitamina A: Acetato de Retinilo (Retinyl Acetate) y Palmitato de Retinilo (Retinyl Palmitate).

Además de la limitación en la concentración máxima, también se va a cambiar el etiquetado de esos productos que deberá incluir la declaración «Contiene compuestos relacionados con la vitamina A que contribuyen a su ingesta diaria de vitamina A».

También hay que mencionar que en este mismo documento se está estudiando restringir el uso de otras moléculas que se utilizan en cosmética: Ácido Kójico (solo en productos para la cara y las manos hasta un 1%), Alfa-Arbutina (hasta un 2% en crema facial y un 0,5% en loción corporal) y Arbutina (hasta un 7% en crema facial).

¿Cuáles son las alternativas al retinol?

En primer lugar hay que recordar que el retinol no desaparecerá por completo del mercado ya que esta nueva normativa solo afectará a los que tengan una concentración superior al 0,3%. Por lo tanto, es bastante probable que se siga comercializando como cosmético hasta esa concentración y como fármaco de prescripción médica en concentraciones más altas.

Además, como consecuencia de esta regulación es bastante probable que se impulse la innovación y la aparición de nuevos productos con derivados de la vitamina A como el retinal o el retinyl retinoate, que tienen una alta tolerancia y mayor eficacia que el retinol tradicional.

Conclusión

Retinol

Es importante destacar que la regulación no se debe a problemas de seguridad con el retinol en sí. El retinol cuenta con respaldo científico y ha demostrado ser eficaz y seguro.

El motivo de la regulación es que existe una preocupación de que se estén llegando a niveles de ingesta de vitamina A que supere el límite máximo determinado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Cabe destacar que la dieta es la principal vía de entrada en nuestro organismo de vitamina A (pescados, huevos, productos lácteos,…) seguida de los suplementos alimenticios y en último lugar están los cosméticos.

Es decir, el Comité Científico de Seguridad del Consumidor (CCSC) sostiene que el uso de retinol (o vitamina A) es seguro, pero reconoce que la población podría estar excediéndose en su uso y superando las dosis diarias recomendadas.

Es importante entender esto: los cosméticos con retinol son seguros, toda la cosmética existente en el mercado ha pasado los estudios de seguridad necesarios y se puede utilizar sin problemas. Y aunque se restrinja la concentración en el futuro, los estudios demuestran que los productos con un 0,3% de retinol siguen siendo eficaces.

Y una vez aprobada la restricción si tenéis algún producto en uso por encima del 0,3% lo podéis seguir usando hasta terminarlo sin problema. Lo que yo no haría es acumular más  porque los cosméticos caducan.

Espero con este post haber resuelto todas las dudas ¿Qué os parece esta medida?

¿Os gustan este tipo de post un poco más técnicos?