Siempre soy escéptica cuando un producto se pone de moda y se le empiezan a atribuir una serie de cualidades casi mágicas.

Después de informarme he llegado a la conclusión que aunque no tiene todas esas presuntas cualidades, sí que es un buen alimento que merece la pena incluir en la dieta habitual debido a que son una de las fuentes con mayor concentración de ácido graso alfa-linolénico omega 3. De hecho, contienen más omega 3 que algunos pescados como el salmón. Además, no tienen gluten y son muy ricas en antioxidantes, proteínas, fibra y vitaminas A, B, E y D. También contienen buenas cantidades de minerales: 100 gramos de semillas de chía contienen cinco veces más cantidad de calcio que la leche, tres veces más cantidad de hierro que las espinacas y dos veces más cantidad de potasio que el plátano.

Lo bueno de estas semillas es que tienen un sabor casi imperceptible, quizás con un suave parecido al de la nuez, por lo que puedes añadirlas a la mayoría de la comidas sin modificar su sabor. Además, como son muy ricas en mucílagos actúan como un gelificante natural que ayuda a espesar fácilmente cualquier líquido, obteniendo una gelatina de una forma muy sencilla.

Este pudding es muy fácil de preparar y es ideal para desayunar por su poder saciante y puede acompañarse con lo que más te guste: trozos de frutas (coco, kiwi, fresas, frambuesas, plátano, mango, arándanos,…), frutos secos (almendras laminadas, avellanas, nueces en trozos,…), copos de avena, cacao,… ¡a tu gusto!

 

 

Ingredientes (cantidades por persona)

1 taza de leche (puede ser de almendras, de coco, de vaca)

3 cucharadas colmadas de semillas de chía

1 cucharadita de azúcar

Una pizca de canela

Fruta fresca, frutos secos…

 

Preparación

En un bowl pequeño mezcla las semillas de chía con el azúcar, la leche y la canela al gusto. Remueve un par de minutos hasta que esté muy bien mezclado y déjalo un rato para que comience a espesar.

Añade la fruta fresca o frutos secos a tu gusto.

Se puede comer inmediatamente o dejarlo reposar hasta un máximo de 48 horas. Cuanto más tiempo repose más espeso estará.

Pudín de semillas de chía

Anímate a probar, ¡está buenísimo! Además, no tienes excusa porque hoy en día es muy fácil de encontrar las semillas de chía en la mayoría de supermercados, herbolarios y por supuesto en internet.

¿Cómo lo preparas tú?