¿Cuántas veces te has preguntado si realmente estabas utilizando los productos más adecuados para tu tipo de piel? Un momento ¡¿Qué no sabes qué tipo de piel tienes?! Pues no te preocupes porque te voy a dar una guía fácil para descubrirlo sin problemas.

 

Lo primero que te voy a aconsejar es que te olvides de la clasificación clásica de piel seca, normal, mixta y grasa. Hay muchos más factores que hay que tener en cuenta a la hora de elegir el producto y la grasa que produce la piel es sólo uno de ellos. Concretamente hay cuatros factores, como nos indica la Doctora Leslie Baumann en su libro The Skin Type Solution, y que nos dan dieciséis categorías diferentes. Veamos cuáles son:

 

Factores para conocer tu tipo de piel

  • Hidratación: según este factor dividimos la piel en seca o grasa dependiendo de la tendencia de la piel a brillar, a la necesidad de usar cremas después de lavarte la cara y al tamaño de los poros.  Depende básicamente de la capa externa de la piel que es la que ayuda a retener la hidratación y la producción de sebo.
  • Sensibilidad: dividimos la piel en sensible o resistente. Las pieles resistentes son las que tienen una capa externa de la piel que hace que las sustancias irritantes no penetren en la capas profundas. Dentro del grupo de las pieles sensibles nos encontramos con varios subgrupos: tendencia acnéica, rosácea y alérgica. Las pieles sensibles tienen tendencia a la inflamación.
  • Pigmentación: nos encontramos con pieles con manchas o sin ellas. Dentro de las manchas tenemos varios tipos: melasma, manchas solares, pecas,…
  • Arrugas: dividimos la piel en arrugada o tersa. El envejecimiento de la piel es un proceso intrínseco, pero que puede verse agravado por factores extrínsecos como el humo del tabaco, la polución, la mala alimentación y la exposición al sol.

 

Combinando estos cuatro factores sabremos exactamente nuestro tipo de piel dentro de los 16 que propone la doctora: DSPT (dry sensitive pigmented tight), DSNT (dry sensitive non-pigmented tight), DSPW (dry sensitive pigmented wrinkled), etc…

 

Los 16 Tipos de Piel

DSPT (Seca, sensible, pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel seca se caracteriza por inflamación recurrente de la piel y tono de piel desigual. Dentro de una rutina para el cuidado de la piel se debe tratar primero la sequedad y la inflamación, y luego proceder a tratar la pigmentación.

DSNT (Seca, sensible, no pigmentada y sin arrugas): la sequedad de la piel es la característica predominante de este tipo de piel que también sufre episodios de inflamación. Los DSNT tienen la suerte de tener de un tono de piel uniforme y las arrugas son mínimas o no están presentes. Dentro de la rutina resulta recomendable incluir productos que contengan aceites ricos en ácido linoleico y ácidos grasos omega-3. También es conveniente agregarlos en la dieta.

DSPW (Seca, sensible, pigmentada y propensa a las arrugas): este tipo de piel seca presenta inflamación recurrente de la piel, tono de piel desigual y propensión a las arrugas. Los DSPW necesitan un régimen de cuidado de la piel para tratar la pigmentación y las arrugas sin empeorar la sequedad y la inflamación.

DSNW (Seca, sensible, no pigmentada y propenso a las arrugas): la sequedad de la piel e inflamación y son las características predominantes de este tipo de piel. Los DSNW disfrutan de un tono de piel uniforme, pero son más propensos a desarrollar arrugas. Los regímenes deben incluir humectantes reparadores del manto hidrolipídico, retinoides, antioxidantes e ingredientes antiinflamatorios.

OSPT (Grasa, sensible, pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel sufre de episodios de inflamación y un tono de piel desigual. Este tipo de piel es menos vulnerable a las arrugas que otros tipos debido al aumento de la pigmentación de la piel que protege la piel del envejecimiento y de los antioxidantes que se encuentran naturalmente en el aceite de la piel (sebo).

OSNT (Grasa, sensible, no pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel se caracteriza por la grasa e inflamación. Los OSNT son menos vulnerables a las arrugas porque el sebo rico en antioxidantes tiene un efecto protector. Este tipo de piel suele ser cada vez más fácil de tratar a medida que envejece si practica buenos hábitos de estilo de vida.

OSPW (Grasa, sensible, pigmentada y propensa a las arrugas): los OSPW tienen inflamación de la piel, pigmento desigual y una tendencia a arrugarse. El aceite natural de la piel proporciona cierta protección antioxidante, pero no es suficiente para proteger este tipo de piel vulnerable. Es crucial que este tipo de piel siga un régimen diario constante para obtener mejores resultados.

OSNW (Grasa, sensible, no pigmentada y propensa a las arrugas): los OSNW tienen inflamación y son vulnerables al envejecimiento de la piel. Los altos niveles de antioxidantes en el aceite natural de la piel pueden ayudar a prevenir el envejecimiento, pero es necesario incluir en la rutina retinoides, antioxidantes e ingredientes antiinflamatorios.

ORPT (Grasa, resistente, pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel es menos vulnerable a las arrugas y la irritación que otros tipos, pero necesita protección solar diaria para mantener un tono de piel uniforme. Los ORPT necesitan productos con mayores concentraciones de ingredientes activos para igualar el tono de la piel.

ORNT (Grasa, resistente, no pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel produce una cantidad adecuada o excesiva de aceite (sebo). El sebo contiene altos niveles de vitamina E que tiene un fuerte componente antienvejecimiento. Los ORNT disfrutan de un tono de piel uniforme y un menor riesgo de envejecimiento de la piel. Los ORNT pueden no necesitar una hidratante a diario.

ORPW (Grasa, resistente, pigmentada y propensa a las arrugas): este tipo de piel se caracteriza por un tono de piel desigual y una tendencia a arrugarse. Aunque el aceite natural de la piel (sebo) ayuda a prevenir el envejecimiento, este tipo de piel debe agregar antioxidantes a la dieta y al régimen de cuidado de la piel. Los ORPW necesitan productos con mayores concentraciones de ingredientes activos.

ORNW (Grasa, resistente, no pigmentada y propensa a las arrugas): aunque este tipo de piel tiene tendencia a arrugarse, se arruga menos que los tipos de piel seca debido al sebo protector que es rico en antioxidantes. Los ORNW necesitan ingredientes fuertes como retinoides e hidroxiácidos para disminuir la aparición de arrugas.

DRPT (Seca, resistente, pigmentada y sin arrugas): este tipo de piel es menos vulnerable a las arrugas y la irritación que otros tipos, pero se necesita protección solar diaria para mantener un tono de piel uniforme. Los ORPT necesitan productos con mayores concentraciones de ingredientes activos para igualar el tono de la piel.

DRNT (Seca, resistente, no pigmentada y sin arrugas): la sequedad de la piel es la característica predominante de este tipo de piel que disfruta de un tono de piel uniforme y arrugas mínimas. Se recomiendan ingredientes exfoliantes, humectantes y un SPF diario de más de 15. Además, deben evitar los limpiadores espumosos, ya que suelen tener un pH demasiado alto que resecará más la piel.

DRPW (Seca, resistente, pigmentada y propensa a las arrugas): la sequedad de la piel, la pigmentación desigual y la propensión a las arrugas son las características predominantes del tipo de piel DRPW. La rutina adecuada para su cuidado debe incluir protección solar a diario, antioxidantes, retinoides, humectantes, alfahidroxiácidos e ingredientes para igualar el tono de la piel.

DRNW (Seco, resistente, no pigmentada y propensa a las arrugas): este tipo de piel disfruta de un tono de piel uniforme, pero es más propensa a desarrollar sequedad y arrugas. Los regímenes de cuidado de la piel deben incluir antioxidantes y protección solar de más de 15 a diario y el uso de productos con retinoides en la rutina nocturna. Además, es conveniente agregar antioxidantes a la dieta y mantener un estilo de vida saludable.

 

Yo soy OSPT ¿Y tú qué tipo de piel tienes?